Como diría Serrat, hoy puede ser un gran día.

Hoy puede ser un gran día para mí, porque voy a ver cómo se despiertan mis hijas, cómo abren sus ojos soñolientos, cómo se activan y me dan energía positiva, cómo bromean conmigo, cómo me cuestionan y desafían, cómo me sonríen con ternura.

Hoy puede ser un gran día porque voy a contemplar la belleza de Sagrario. Porque voy a almorzar con ella, a charlar de nuestros sueños y proyectos, porque voy a besarla y abrazarla. Porque quizá escuchemos juntos esa canción de jazz o compartamos manta roja en nuestro sofá. Porque simplemente, voy a “estar” con ella, disfrutando de cada minuto, como si fuera el último.

Hoy puede ser un gran día porque voy a trabajar en lo que me motiva, y voy a compartir momentos únicos con personas especiales e inconformistas.

Porque voy a ayudar a esas personas a tomar conciencia sobre su vida, sobre sus retos personales y profesionales, porque voy a desafiarles a asumir la responsabilidad sobre su vida, carrera profesional o empresa…y les animaré a tomar acción para avanzar hacia sus metas con más rapidez y facilidad.

Hoy puede ser un gran día porque voy a sentir el frio en mi cara, porque contemplaré el cielo, porque escucharé el sonido de los pájaros por la mañana, porque dejaré que el sol me acaricie con sus rayos, porque admiraré la gigantesca luna llena iluminando las torres, y porque quizá escuche una vez más la canción “Life on Mars”.

Hoy puede ser un gran día porque yo decidiré quién voy a ser. Porque nadie podrá obligarme a decir o hacer nada que yo no desee. Porque voy a escribir un nuevo artículo en mi blog y sentiré que estoy contribuyendo humildemente a un mundo mejor.

Hoy puede ser un gran día porque lo he decidido yo. O tú. Porque nadie más puede decidir esto. De hecho, es la única libertad que tenemos garantizada: la de decidir, pase lo que pase, que hoy será un gran día para nosotros. Sólo depende de la actitud con que lo afrontemos.

Hoy puede ser un gran día porque quizá aprendamos una nueva lección si tenemos los ojos bien abiertos, porque tal vez descubramos una cualidad maravillosa dentro de nosotros, o a lo mejor porque conozcamos mejor nuestras debilidades y las afrontemos con honestidad.

Hoy puede ser un gran día porque es posible que decidamos salir de nuestra rutina diaria y nos rebelemos contra ella. Quizá hoy retomemos un antiguo sueño olvidado, o la vida nos dé una nueva oportunidad.

O simplemente, hoy puede ser un gran día porque estamos vivos.

Piensa un momento. ¿Por qué puede ser hoy un gran día para ti? ¿De quién depende? Si piensas que depende del tiempo, de tu jefe, de tu equipo, de tu pareja, de tus hijos, de tus amigos, o del azar…estás perdido/a.

Sólo depende de ti. No pierdas la oportunidad de “ver” lo que está delante de tus ojos. Como dice Serrat en su canción:

Hoy puede ser un gran día donde todo está por descubrir, si lo empleas como el último que te toca vivir.

Hoy puede ser un gran día imposible de recuperar, un ejemplar único, no lo dejes escapar.”


JAVIER CARRIL. Coach. Visita mi web:
http://www.zencoaching.es/
¿Has comprado ya mi libro “Zen Coaching. Un nuevo método para potenciar tu vida profesional y personal”, ed. Díaz de Santos, 2008?