Esta mañana me ha llegado a mi buzón de correo electrónico un mensaje que estaba encabezado por la siguiente frase de Steve Jobs: En los últimos 33 años, me he mirado al espejo todas las mañanas y me he preguntado a mí mismo: “si hoy fuera el último día de mi vida, ¿Querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y cada vez que la respuesta ha sido “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Es importante mirarnos a nosotros mismos, analizar nuestra vida con frecuencia, y cuestionar lo que hacemos cada día, con el fin de asegurarnos de estar viviendo la vida que queremos vivir, de estar trabajando en lo que realmente queremos trabajar. Y si no es así, sin hundirnos ni dramatizar, sería recomendable plantearnos un cambio. La vida es muy corta como para desperdiciar días, semanas, años de nuestra existencia en un trabajo que no nos gusta, en una relación con la que no somos felices, o actividades que no nos aportan nada positivo.

Plantearnos qué queremos es una de las cosas más difíciles que hay. Normalmente sabemos muy bien qué es lo que NO queremos, pero otra cosa es tener claridad sobre lo que queremos. Para ello, no hay otro camino que conectar con uno mismo, con los valores, con lo que verdaderamente le importa a uno. Y luego tomar decisiones, a veces difíciles. Este es el primer pilar de la motivación sostenible: ir a por lo que queremos.

Por otro lado, para sentir esa motivación y energía diarias que se deduce de la frase de Steve Jobs, pienso que no sólo hay que ir a por lo que uno quiere, en todas las facetas de tu vida personal y profesional. Este es sólo el 50%. ¿Y cual es el otro 50% de nuestra felicidad y motivación?

El segundo pilar, y que nos da el otro 50%, es valorar y agradecer lo que tenemos. Muchas veces nos obsesionamos con lo que nos falta, nos dejamos esclavizar por nuestros objetivos, y no disfrutamos el presente. Así la vida se convierte en una carrera constante en la que no nos permitimos ningún respiro ni satisfacción. Por eso, el segundo pilar sería focalizarnos en lo positivo que tenemos en nuestro trabajo y vida, que seguro es mucho.

Yo, por las mañanas, después de mi media hora de meditación doy las gracias todos los días, sin excepción, por situaciones o experiencias concretas que he vivido el día anterior. Te aseguro que es un pequeño ejercicio pero que es fundamental para mí, porque me ayuda a apreciar y valorar lo muchísimo que tengo.

En resumen, para mí la motivación y la felicidad se basan en 2 pilares:

1. Ir decididamente a por nuestros sueños y metas tanto profesionales como personales. (futuro)

2. Valorar, disfrutar y agradecer lo que ya tenemos en nuestra vida. (presente)

¿Por cual quieres empezar?

¿Conoces mi Nuevo libro? “El hombre que se atrevió a soñar” 20 relatos de motivación y liderazgo. A la venta ya en las librerías más importantes y también por compra on line.

sobremi

JAVIER CARRIL. Conferenciante, Coach y escritor.